La nueva normalidad de un gobierno anormal

La nueva normalidad de un gobierno anormal

(Publicado en La Hora Digital el 28 de junio de 2020)

Hace varios días que oigo y leo a presentadores, analistas y tertulianos burlarse del término nueva normalidad; calificarlo de disparate, de horrible neologismo, hasta de espeluznante. Con la cara de tonta que me dejó tan virulento rechazo a un nombre precedido por un epíteto común y corriente que se limita a calificar de nueva a la normalidad que hoy se impone, empecé a preguntarme por qué tanta alharaca. 

Vamos a ver,  ¿qué es normalidad? Cualidad o condición de normal, dice la RAE, ¿qué va a ser? Vale. ¿Y qué significa normal? Otra vez según la RAE, normal es lo habitual, lo ordinario, lo que se ajusta a ciertas normas fijadas de antemano. Muy bien. Y en términos sociológicos, ¿quién fija esas normas? Superficialmente, antes de meternos en berenjenales políticos, digamos que las normas que rigen el comportamiento que una sociedad considera normal, son las que acepta e impone la mayoría de los individuos de esa sociedad. O sea, que la sociedad considera normal a las normas que la mayoría considera normales, y al revés, considera anormal el comportamiento que no corresponde a esas normas. O sea, que al final se trata de una cuestión de pura estadística. ¿Así de sencillo? Así de sencillo. Teóricamente no hay nada más que decir. De acuerdo, pero la mayoría no siempre ha aceptado las mismas normas. Las normas cambian, como cambian los individuos con el tiempo. Luego lo que era normal puede dejar de serlo. Es decir, la normalidad puede hacerse vieja y ser sustituida por una normalidad nueva, ¿no? 

Hasta aquí mi interrogatorio socrático porque al llegar a este punto, mi mente se llenó con un aluvión de ejemplos. Me limito a los más recientes. Hace relativamente poco tiempo, se consideraba normal la sumisión de la mujer al marido y de la familia, a los preceptos de la Iglesia. A partir de la muerte del Caudillo, esa normalidad pasó a considerarse anticuada, retrógrada. Se impuso una nueva normalidad. Se normalizó, por ejemplo, que los jóvenes salieran de fiesta los sábados a última hora de la noche y llegaran a sus casas  entrada la mañana de  los domingos. Nueva normalidad. Se consideró normal que los jóvenes fueran a ligar a las discotecas donde el volumen de la música impide mantener una conversación, es decir, comunicarse hablando. Aún así, es normal que se ligue y que ligar culmine en relaciones sexuales en un coche o donde se pueda si los involucrados carecen de vivienda propia. Al margen de juicios morales, estéticos o de otro tipo, esa conducta se considera normal. Nueva normalidad. A mi edad he sido testigo de tantas nuevas normalidades que no entiendo el revuelo armado por quienes hoy consideran a lo de nueva normalidad un neologismo inaceptable. ¿Neologismo de qué? Me lo expliquen, por fa, como se dice en la jerga hoy considerada normal. 

Saltando al presente, resulta que de pronto dos anormalidades han anormalizado nuestras vidas: una pandemia y un gobierno anormal. 

El gobierno, constituido por anormales, ha tomado en seis meses medidas anormales, anormales por ser contrarias a la normalidad imperante. El gobierno se da cuenta de su anormalidad y lo reconoce. No piensa rectificar, no piensa volver a la normalidad que teníamos antes del cambio de gobierno y así lo manifiesta en un decreto ley que esboza una nueva normalidad. Esa nueva normalidad se refiere a una serie de medidas urgentes de prevención, contención y coordinación para seguir enfrentándose a la pandemia, pero también a unas medidas que indican, sin lugar a dudas, la intención del gobierno de transformar la vieja normalidad impuesta por el Partido Popular aprovechando la Gran Recesión de 2008, en una nueva normalidad que imponga valores humanos contrarios a la deshumanización del capitalismo salvaje

No voy a repetir en qué consistió la normalidad durante la era Rajoy. Lo saben de sobra bancos, empresarios y millones de víctimas de la reforma laboral. Sobre lo que vale la pena reflexionar en estos momentos es si los valores pueden imponerse; si imponerlos no suena antidemocrático. Vamos a ver. La Iglesia, protegida por Franco, impuso las creencias y la moral del nacional catolicismo que impregnó la existencia de todo individuo, de la sociedad entera durante cuarenta años. Pero esas normas las impuso una dictadura, se puede argüir. Sí, y la mayoría las aceptó por obligación, pero las hizo suyas como si las hubiera decidido  la conciencia de cada individuo. No hizo falta meter en cada barrio un comité de vigilancia que impusiera el cumplimiento de las normas, como hacían el comunismo soviético y sus satélites ideológicos. En cada casa había policías políticos que velaban por que la familia no se apartara de la normalidad; no cayera en lo que estaba mal visto. Unos por convicción y otros por miedo, la mayoría aceptó e impuso a los demás las normas que dictaban el gobierno y la Iglesia. Solo las familias desestructuradas, pobres, claro, y los rebeldes por convicción iban a su aire. Pero los pobres no cuentan y los rebeldes acababan en la Dirección General de Seguridad o, con suerte, en el exilio. Lo curioso es que tres años de guerra bastaran para hacer que la mayoría olvidase la libertad y los derechos que había podido disfrutar durante la república. La explicación salta por evidente: el miedo dobló todos los espinazos. Pero no solo fue el miedo, fue también la decepción ante la inseguridad, el desorden, el caos en el que hundieron el país unos irresponsables que confundían la libertad  con el derecho a hacer lo que les viniera en gana sin respetar la libertad de los demás. La libertad y los derechos, la nueva normalidad, habían llegado de la mano de las izquierdas. Y las izquierdas ofrecieron el espectáculo de una pelea de gallos en las que no faltaron ni la sangre ni la muerte. La mayoría de los españoles aceptó de buen grado el orden y la paz que impusieron los que habían causado la guerra. 

Esa historia de anormalidades y normalidades que a muchos suena a batallas del abuelo quiere repetirse hoy camuflada de modernidad, pero con trazos surrealistas. Cuando Pedro Sánchez decide embarcar al Partido Socialista en la aventura de un gobierno de coalición con la izquierda, entonces populista, de Unidas Podemos, nadie puede dudar de su anormalidad. En el extremo opuesto, las derechas parecen unirse en una especie de  Frente Popular al revés. Parece que quieren imponer las normas económicas y sociales de la era franquista, pero peleándose contra el gobierno y entre sí con la violencia y la grosería de las peleas de gallos de las izquierdas de otros tiempos. ¿Qué normalidad ofrecen? Por el momento, nadie lo sabe muy bien. El gobierno anormal deja la gallera a los nuevos gallos y se pone a gobernar con orden y sensatez. Pablo Iglesias renuncia a sus ideas y a sus prisas de bombero y a sus discursos incendiarios y se concentra en las tareas que exige su ministerio. Yolanda Díaz, comunista ella, resulta una Ministra de Trabajo ejemplar. Por una parte, decide y aplica las políticas progresistas  que exigen sus convicciones, pero con una cordura, una prudencia que el vulgo suele asociar al conservadurismo. Los otros dos ministros de UP se han adaptado sin problemas a un gobierno de coalición como si hubieran gobernado en coalición toda la vida. Pedro Sánchez trabaja. No tiene tiempo para sesiones de fotos ni eventos electoralistas. Trabaja e informa sobre su trabajo en el Congreso y en conferencias de prensa. El pico a pico con las derechas no es lo suyo. Los gallos le retan con auténtico salvajismo sin conseguir que se defienda con la misma ferocidad. Los españoles le eligieron para que gobernara y eso es lo que hace, gobernar. Las derechas y los medios afines no se tiran de los pelos por no ir enseñando clapas en sus cueros cabelludos, pero su desconcierto, su furia y su impotencia chillan en cada una de sus manifestaciones. Porque ante la realidad de un gobierno progresista que gobierna sin perder el tiempo, a las derechas y medios afines no les queda otro recurso que el de la mentira: el gobierno está dividido; el gobierno no gobierna; el caos se impone. Pero tan insólita se ha vuelto la realidad que vivimos, que nadie les cree por más que se esfuercen en colar bulos. ¿Qué está pasando aquí?, se preguntan atónitos. Pues nada. Se trata, simplemente, de la nueva normalidad.      

Ahora sí que necesitamos milagros

Ayer me desperté con un profundo desánimo. Me tocaba escribir artículo y solo aparecía en mi mente la palabra política sobre un fondo negro como cielo de noche sin luna ni estrellas. Mi último artículo terminaba con una pregunta asesina: ¿Para qué sirven las derechas? Ante el peligro mortal de una respuesta más horrible para la mente y las emociones que la más mortífera pandemia, mi mente cortó por lo sano con una respuesta terminante: Para nada.

Y ahí se hubiera terminado el asunto si ese nada no hubiera paralizado mi pensamiento dejando mi mente muda en la más negra oscuridad. Ayer por la mañana, en mi mente, nada; nada que no fuera repetir mis opiniones y las de aquellos que opinan utilizando la razón. ¿Hay alguien en España y parte del extranjero que no sepa ya lo que están haciendo las derechas para acabar con el gobierno y con las instituciones democráticas de nuestro país?

Buscando ideas para escribir algo sobre el asunto que no se hubiera repetido mil veces en medios y redes sociales, recurrí en la radio a una tertulia de corresponsales extranjeros que opinaban sobre la situación política en España. Todos decían lo mismo que dicen los pocos opinantes españoles que se atreven a decir lo que piensan. ¿Qué me quedaba? ¿Repetir? ¿Repetir que las derechas están preparando la destrucción de las libertades y de los derechos de los económicamente más débiles con la meticulosidad de científicos buscando remedios? ¿Repetir como los predicadores en el desierto que empezaron con Juan el Bautista y han seguido, por los siglos de los siglos, con todos los que han intentado despertar a la gente que dormita en el sopor del engaño para que advierta la voluntad de engañarles y se rebele contra quienes pretenden secuestrar su voluntad? Prédica inútil, la de Demóstenes luchando con su oratoria por salvar a Atenas de la ambición del rey macedonio siglos antes de Cristo; como inútiles las advertencias de políticos y pensadores de diferentes países que en el siglo pasado lucharon por inocular cordura en aquellos que habían sucumbido a la propaganda nazi viendo en Hitler al salvador de la economía de Alemania, de Europa, del mundo entero. Todo intento de hacer razonar a quienes se empeñan en creer lo que quieren creer contra toda evidencia ha fracasado aunque, una y otra vez, por los siglos de los siglos, el triunfo de su empecinamiento ha costado millones de muertos y la destrucción de civilizaciones que evolucionaban hacia niveles más altos de humanidad. Hoy, el triunfo de la propaganda y de las estratagemas de las derechas en Europa y en América acarrearía la destrucción de sociedades fundadas en valores humanos. Y sobre las ruinas, vuelta a empezar.

Me senté ante el ordenador con la mente en negro y el alma en una fosa. Empecé a leer titulares, a ver fotografías y vídeos en busca de algo que me pudiera resucitar. Por todas partes, montones de gente amontonada bañándose en las playas, haciéndose creer a sí mismos que no ha pasado, que no pasa, que no pasará nada, mientras bichos invisibles con la sonrisa maléfica que le ponen a sus memes volaban entre los cuerpos, entusiasmados ante tanto lugar apetecible donde meterse a comer pulmones. Comprendí que del bache en el que me estaba hundiendo la realidad solo podía sacarme la música. Decidí recurrir a mi canal de música para aliviar el impacto doloroso de las palabras, pero antes de que pudiera apretar la tecla, en mi memoria empezó a sonar una canción de mi juventud con letra y todo: A menudo pienso que este mundo, viejo y triste, está silbando en la oscuridad. “Joder, criatura, cómo estás”, me dije. “Busca piano, solo piano”.Y entonces oí en mi memoria la voz de mi madre cantándome de pequeña: Dame un silbidito, la canción que Pepito Grillo cantaba a Pinocho en una película que habíamos visto juntas. Si la memoria no me fallaba, la canción surgía del esfuerzo de Pepito Grillo por enseñar a Pinocho la necesidad de elegir siempre portarse bien y rechazar el mal. O sea, que planteaba un asunto de conciencia. “Lo que me faltaba ahora, mamá, ponerme con la Ética”, le dije, porque me dice mi fe que los míos pueden escucharme desde allí donde estén. Y seguro que mi madre me escuchó porque empezó a cantarme otra canción de otra película que cantábamos juntas muchas veces. Siempre que tengas miedo, levanta la cabeza y silba una melodía alegre para que nadie sospeche que tienes miedo.

Miedo, era miedo lo que tenía, lo que tengo es miedo; miedo a que la ignorancia y la estupidez vuelvan a convertir a mi país en un lugar inhabitable donde cada cual vaya a la suya, obcecado por su propia salvación, ignorando la salvación del vecino. En ese lugar, no habría por todas partes fotos del Gran Hermano como en el 1984 de Orwell. Habría carteles resumiendo la doctrina de las derechas: “Sálvese quien pueda”; doctrina con el mandato implícito de que quien no pueda se oculte de la gente de bien en las alcantarillas de los invisibles. Decidí bajar a El Coyote con la esperanza de que el sol de su terraza me iluminara el pensamiento y, como siempre, no me defraudó. Acababa de sentarme ante una mesa soleada cuando mi memoria se iluminó con los versos de mi poema favorito, de Emily Brontë: Mi alma no es cobarde, no tiembla ante el mundo arrasado por la tormenta/veo brillar la gloria del cielo/ y mi fe brilla igual armándome contra el miedo. Y como si de un milagro se tratara, empecé a escribir ideas en mi cuaderno de notas.

¿Para qué nos sirven las derechas?


Terminé mi último artículo con una frase que me salió del alma: “Dime para qué me sirves y te diré lo que vales para mí”. La frase se refiere al concepto de utilidad que determina la relación entre personas. No me voy a meter en el utilitarismo filosófico; no estamos para eso. Aquí voy a la relación entre personas que rige en la sociedad de nuestro país y de los países de nuestro entorno económico, ateniéndome a la realidad pura y dura. Y la realidad pura y dura nos dice que nos regimos por una máxima: Me importas en la medida en que me aportas algo que me interesa. Y en sentido negativo: Si no me aportas algo que me interesa, no me importas en absoluto.


Esta máxima parece surgir del puro egoísmo. Naturalmente. El egoísmo es el estado normal de todo individuo de cualquier especie orientado a su supervivencia. Tratándose de personas, el asunto se complica por dividirse nuestra especie en dos grandes grupos. Por un lado, el grupo de los homo sapiens, individuos que no han evolucionado hasta la plena humanidad, es decir, hasta la capacidad para sentir afecto, comprensión o solidaridad hacia las demás personas. Ese grupo procura su propia supervivencia a toda costa, aún a costa de los demás. Por otro lado, el grupo de los seres humanos. Al grupo de los seres humanos, de los que han alcanzado la plena humanidad, no le basta sobrevivir. Aspira a vivir feliz. Y el ser humano entiende que para ser feliz es necesario que los demás sean felices también. La España, los españoles de hoy, vivimos inmersos en una tragedia. Físicamente nos amenaza un virus que puede ser mortal. Física, psicológica y moralmente nos amenaza la lucha de unos homo sapiens dispuestos a todo para hacerse con el poder con el fin de hacerse con todo lo demás que les reporte un beneficio individual.


En España hay tres partidos estatales mal llamados de derechas que dicen de sí mismos ser liberales y a los que otros llaman, con un toque despectivo, neoliberales. Pero la realidad nos dice que los líderes de esos partidos demuestran con su estrategia que carecen de ideología. La política no es para ellos la administración de los recursos para el bien de los ciudadanos. Para ellos, la política es una lucha por llegar al poder, aunque sea a porrazos, con el fin de administrar los recursos para su propio bien y el de su partido. No les mueve, por lo tanto, una estrategia que pueda llamarse, con propiedad, política. Ateniéndonos a lo que los ciudadanos podemos percibir, estos líderes aplican lo que más bien parece una estrategia de matón de bar buscando camorra. Esta no es una metáfora descalificadora. Es una evidencia. Y solo si percibimos y entendemos bien esta evidencia podremos enfrentarnos al principal peligro que nos amenaza y que no es un agente infeccioso microscópico que la ciencia tarde o temprano derrotará. La verdadera amenaza que se cierne sobre nosotros es la destrucción de nuestra convivencia en una sociedad fundada en el respeto a los valores humanos; es decir, la destrucción de la democracia.


Algunos hechos que demuestran la afirmación anterior pueden encontrarse en el excelente artículo de Esther Palomera, La construcción de una mentira, que aparece hoy en infoLibre y en eldiario.es. Pero es profundizando hasta el fondo de esos hechos donde descubrimos el auténtico peligro. El auténtico peligro es confundir la Política con lo que son, simple y llanamente, estratagemas sórdidas, y confundir con políticos a individuos que solo son mercaderes de intereses que venden lo que sea a cambio de prebendas y privilegios. Esa confusión es lo que puede llevar a esos individuos al poder.


Los tres partidos de las mal llamadas derechas no tienen programas que respondan al arte de la Política. Es, por lo tanto, una falacia referirse a la política del PP, de Vox, de Ciudadanos, a menos que se especifique que no se utiliza el término en sentido estricto y, mucho menos, ético. Es, por lo mismo, falso que los líderes de esos partidos sean políticos. Basta repasar sus discursos, dentro y fuera del Congreso, para darse cuenta de que no aportan propuestas para el gobierno del país. Casado, Abascal y ahora Arrimadas, están, desde su derrota electoral, enfrascados en un discurso de mentiras, descalificaciones, insultos contra el gobierno elegido por los ciudadanos. No aportan nada más; nada más que un espectáculo barriobajero que, de paso, desprestigia a las instituciones y, por ende, a la misma democracia.


¿Qué piensa el ciudadano normal y corriente cuando lee u oye a periodistas, analistas y tertulianos de diverso pelaje hablar de la política y de los políticos de la derecha? Piensa que la política son los chanchullos de unos cuantos espabilados y que esos chanchullos no le interesan. ¿Qué piensa cuando lee u oye a periodistas, analistas y tertulianos de diverso pelaje decir o insinuar que todos los políticos son iguales? Piensa que no vale la pena votar. Esos comentaristas varios que meten en el mismo saco a auténticos políticos que procuran gobernar el país y a traficantes de intereses personales y partidistas hacen, con su pretendida neutralidad, una propaganda impagable a la abstención y, con ella, a las derechas.
Las mal llamadas derechas de este país han sobrepasado todos los límites que impone el buen gusto, la buena educación, la moral y hasta la cordura. ¿Qué persiguen con sus discursos inmorales y zafios? Muy fácil. Persiguen convencer y arrastras a las urnas a aquellos que carecen de buen gusto, de buena educación, de freno moral y a los perturbados. Esas personas que, por diversos motivos, carecen de facultades para entender y valorar un discurso racional, responden a quienes saben excitar sus emociones, y las emociones pueden llevarlas al fanatismo. El fanático siempre vota, y vota por el objeto de su devoción.
De todo lo que denuestan Casado, Abascal y ahora Arrimadas, en menos medida por conveniencia, provocando constantes conflictos más propios de programas del corazón y de los llamados realities, podemos deducir que, bajo su férula, los españoles nos enfrentaríamos a un convivencia conflictiva entre antifeministas, racistas, xenófobos, aporofóbicos y similares, y aquellos que rechazan estos delirios por considerarlos infrahumanos. ¿Quién quiere vivir en una sociedad así? Los perturbados. Si la falsa neutralidad de los que tendrían que informarnos logra convencer a una parte decisiva de los ciudadanos de que no vale la pena votar, junto a los ignorantes, los desinformados y los perturbados, todos los ciudadanos racionales tendremos que sufrir las consecuencias, como ahora las sufren quienes no votaron a Trump y compañía. Contra ese peligro luchan hoy los activistas que utilizan las redes para desbaratar los bulos y fakenews e informar de la verdad que los medios no quieren o no se atreven a divulgar. Un ejemplo: hace dos días, en la tertulia radiofónica nocturna de mayor audiencia, un tertuliano dijo que Sánchez no reconocía sus errores ni pedía perdón por ellos. Nadie le contradijo. Rápidamente subió a Twitter un vídeo en el que Sánchez, en la tribuna del Congreso, reconocía explícitamente haber cometido errores y explícitamente pedía perdón por los errores que hubiera cometido. Habrá que ver si el lunes se retracta la presentadora del programa. Pero aunque no lo haga, el vídeo ya ha llegado a miles de tuiteros, a miles de españoles que ya saben que lo que se dijo del presidente en esa tertulia era mentira. Las redes ya son parte del cuarto poder.


El capitalismo salvaje, parte de la ideología de la derecha con ideología, que también la hay en otros países, ha causado la desigualdad social y el desamparo a los más vulnerables que hoy sufren millones en los países más desarrollados. Pero la peor consecuencia de esa doctrina que sitúa al dinero y, por lo tanto, al consumo por encima de los seres humanos es haber instilado en las personas el concepto de utilidad que pervierte todas las relaciones. “Dime para qué me sirves y te diré lo que vales para mí”. El pobre no le sirve a nadie, lo que debería prevenirnos para no patinar hacia el abismo. Porque resulta que las consecuencias económicas de la COVID19 serán peores que las físicas. España se quedará con la secuela de millones de españoles pobres que, para sobrevivir, necesitarán la ayuda de un gobierno para el que todos los seres humanos valgan lo mismo por el hecho de ser seres humanos. Cuando las tres mal llamadas derechas de este país acusan al gobierno que tenemos de comunista, bolivariano y varios disparates más, lo que pretenden ocultar bajo los insultos es que se trata de un gobierno socialista y demócrata dispuesto a procurar por todos los medios que nadie que haya dejado de servir se quede atrás, para que todos volvamos a ser útiles para todos.

Un modo de superar los peligros que nos acechan es preguntarnos fríamente: ¿Para qué nos sirven las supuestas derechas?,

El abandono de los inútiles

(Publicado en La Hora Digital el 9 de junio de 2020 con el título “Si no son úntiles, se les silencia”).

Mi último  artículo iba sobre los viejos, esos seres deformes, arrugados por el uso, usados, tan usados que están para el descarte, esperando que el tiempo los descarte de una vez para que dejen de estropear el orden, la estética de una casa. Algunos jóvenes y otros que todavía no son tan viejos no quieren o no pueden esperar a que el tiempo haga esa definitiva limpieza de armario, y llevan a sus viejos a una residencia,  esos lugares concebidos para que los viejos esperen la muerte sin incordiar a las familias que aún tienen que buscarse la vida. Gran invento las residencias para conservar el orden burgués. Allí el inútil abuelito puede pasárselo muy bien conviviendo con otros inútiles abuelitos, y las familias pueden vivir con la conciencia tranquila sabiendo que el abuelito está bien cuidado y contento de vivir con otros abuelitos los últimos días que le queden en este mundo. .

Hasta que un día, como si Dios mismo se hubiera hartado de tanto abuelito contento y familia tranquila, se desata una horrible epidemia y la epidemia entra en esas residencias  iluminando las salas, las habitaciones, todos los rincones de esos sitios ideales para pasar las últimas vacaciones, y la luz revela al mundo la existencia de viejos, viejos  sucios, enfermos, muriendo sin que nada ni nadie pueda paliar su última angustia, sus últimos dolores, las últimas torturas de la soledad. Los expertos sanitarios imponen, con la mejor intención, que se prohíban las visitas de los familiares. Un gobierno infrahumano prohíbe que se lleve a los viejos enfermos a los hospitales.  El final de la tragedia se le deja al tiempo esperando que se dé prisa para que los viejos dejen de sufrir.

Pero de los viejos inútiles y de los gobiernos infrahumanos ya hablé en  mi artículo de la semana pasada. El domingo, a primera hora de la mañana, me topé con un tuit de James Rhodes, el hombre que dedica su arte al piano y su vida a despertar conciencias para acabar con las violaciones a los niños, esos otros seres a los que se alimenta y se viste y se educa para convertirlos en adultos productivos, pero a los que no se les hace ningún caso cuando ocurre algo que se sale del guión de la normalidad. A los niños no se les hace caso porque, en el fondo, no cuentan, porque en realidad son tan inútiles como los viejos inútiles.   

Pienso en una amiga, muy amiga, que me cuenta sus cosas. Sus padres se divorciaron cuando ella aún no tenía seis años. Falsificaron su edad de nacimiento para que la admitieran en un internado. Era muy lista y supusieron que nadie adivinaría su edad. Tenían razón. Cuando esa niña llegó a los diez años, su madre se volvió casar. No se casó por amor. Se casó por algo terrible. Se casó con un hombre aquejado de un cierto retraso mental, pero con una pinta que le hacía pasar por empresario o por político si no abría la boca. La madre de esa niña se encargaba de que no la abriera cuando no convenía. ¿Por qué se casó con él? Porque esa mujer, como tantas en aquella época, luchaba por salir adelante con su propio esfuerzo y sabía que sin un hombre a su lado, aunque solo fuera de adorno, la mujer no podía triunfar en el campo en que ella luchaba.  Lo que esa mujer no previó era que aquel hombre destruiría la infancia, la adolescencia y hasta la vejez de su hija.    

Ese retrasado nunca violó a la niña, por miedo a la reacción de la madre y del padre, pero durante los años más importantes de su desarrollo,  aterrorizó  a la criatura torturándola física y mentalmente. Cuando la niña llegaba a casa de su madre en las vacaciones de navidad, aquel hombre preparaba su cinturón para azotarla por cualquier excusa o sin ella. A veces no utilizaba el cinturón, utilizaba el puño. Las palizas, con un objeto o con las manos, eran diarias y constantes. La niña tuvo que ser atendida varias veces por vecinos.  Una vez, por ejemplo, un vecino vio que una oreja de la niña sangraba y la curó. No fue la primera vez ni la última. Las lesiones de la niña observadas y a veces curadas por los vecinos eran constantes. ¿Alguno denunció el caso o habló con el hombre o habló con la madre? No, nadie hizo nada. La casa estaba en una urbanización de lo que ahora se llama alto standing y en esos ambientes desentona mucho cualquier cosa que altere la apariencia de corrección y placidez. 

Mi amiga tuvo que sufrir en silencio otro tipo de lesiones, mucho peores que las físicas. El hombre insultaba y ridiculizaba a la niña constantemente. Constantemente le repetía que no servía para nada.

Mi amiga nunca tuvo juguetes ni regalos de Santa Klaus ni de Reyes. La época de los regalos le tocaba en el infierno que era la casa de su madre y allí no había regalos. La niña tenía que pasar el día en su habitación con dos únicos amigos: una radio y un libro. En la radio tenía el acompañamiento de la música. En el libro, un juego. El libro se llamaba, traducido del inglés, Los mil mejores poemas de la literatura inglesa, y la niña se divertía recitándolos en voz alta. La niña desarrolló un acento y una dicción en inglés que luego le servirían para la universidad. No hay mal que por bien no venga. Pero lo peor estaba por venir.

En cuanto la niña se convirtió en una adolescente, el marido de su madre empezó un acoso sexual, solo de palabra,  que chocaba violentamente con la educación que la niña estaba recibiendo en colegios de monjas. Las cosas que decía ese hombre la horrorizaban; eran lo que hoy llamamos guarradas. Lo peor, sin embargo, era sorprender a aquel hombre rompiendo con un cuchillo las cerraduras de su baño y de su habitación. Su excusa fue que no se podía permitir que los adolescentes se encerraran porque hacían porquerías. La adolescente no le entendió bien, pero desde entonces fue el terror al  despertarse de una siesta  y ver al hombre a los pies de la cama mirándola o de estar en la ducha con miedo a que el hombre corriera, de pronto, la cortina. Nunca se atrevió a hacerlo, pero sí a hacer constar que lo podría hacer cuando le apeteciera. La niña vivía bajo una amenaza y un terror continuos.

Hacía poco que la niña había cumplido quince años cuando ese hombre le pegó un puñetazo en un ojo. Se le fue la mano porque el ojo y la cara de la niña tardaron muy poco en desfigurarse de tal manera que la madre se asustó y la llevó al hospital, pidiéndole encarecidamente  que dijera que se había caído. Eso dijo la niña al médico que la atendió, pero entonces ocurrió algo inesperado. El médico la miró fijamente a los ojos y le dijo que él había sido alumno y amigo de su padre. “Tú no te caíste por una escalera”, le dijo. “Alguien te pegó un puñetazo. Dime la verdad”. La niña no dijo nada porque las lágrimas no la dejaban hablar. Al cabo de un par de días, su madre recibió un telegrama. El padre de la niña avisaba que al día siguiente llegaría por avión. ¿Cómo ir a ver al padre con el ojo como lo tenía? Te caíste por una escalera, le repetían y ella misma se repetía para no causar un problema.

Al día siguiente, los tres fueron a recibir al padre de la niña al aeropuerto. Fue un recibimiento cordial. El padre no pareció fijarse en el ojo cerrado de un puñetazo. No lo mencionó. Era de noche. El marido de la madre llevó a los tres al Caribe Hilton, el hotel en el que el padre de la niña había reservado habitación. Después de registrarse, el padre, que no bebía y al que no le iban las costumbres americanas, invitó a todos a tomar  un coctel en  la terraza del night club del hotel. Allá fueron y todo empezó bien con frases formularias hasta que, de pronto, el padre de la niña miró fijamente al hombre y, señalando con un índice inhiesto al ojo cerrado de su hija, le preguntó: “¿Esto qué es?” Nadie contestó. La madre sabía que era inútil tratar de engañar a su ex marido. La niña sabía que era inútil tratar de engañar a su padre. El hombre no sabía nada así que, cuando se decidió a hablar,  lo único que se le ocurrió fue intentar convencer al padre de que a esa niña había que pegarle porque era un desastre. El padre le escuchó sin rechistar hasta que el hombre agotó todas las barbaridades que achacaba a aquella adolescente, como, por ejemplo,  ser una desordenada que se lo dejaba todo por medio. Y entonces la cara del padre se demudó y su dedo índice volvió a apuntar, esa vez a la cara del hombre. “Usted no es un hombre,” dijo el padre con una voz que parecía salirle de las tripas. “Un hombre que le pega a una mujer no es un hombre, es un cobarde de mierda. Usted es una mierda. Y se lo voy a demostrar. Si vuelvo a enterarme de que le pone usted un dedo encima a mi hija, un solo dedo,  le voy a enseñar lo que es enfrentarse con un hombre de verdad. Le voy a dejar de rodillas en el suelo suplicándome que no le convierta en un remedo de mujer. ¿Me ha entendido bien?”, gritó. El hombre balbuceó una afirmación ininteligible.

Aquel hombre o lo que fuera, nunca volvió a ponerle a mi amiga ni un dedo encima. Mi amiga nunca le confesó a su padre por qué no le había dicho que ese hombre la pegaba ni el padre se lo preguntó; ya lo intuía. Pero el daño que esos cinco años de golpes y de insultos, y los insultos que sí siguieron hasta que mi amiga decidió no volver a aquella casa,  marcaron su mente y su sistema emocional hasta tal punto,  que los efectos le han durado toda la vida a pesar de todos sus esfuerzos por superarlos. Eligió mal a sus parejas ofreciendo a cambio de cariño más de lo que podía dar. Eligió mal su carrera aceptando que sus padres decidieran por ella. Eligió no competir por un trabajo, no exigir un sueldo, no medrar por un puesto. La soledad de su infancia con aquel libro y otros libros que tuvo después la convencieron de que el mundo era muy feo, pero que había otro mundo lleno de amor y belleza en su mente, en su imaginación.  Y fue así como, a pesar de todos los pesares, la historia de mi amiga tuvo un final feliz. Mi amiga tuvo un hijo y cuando ese hijo vuelve a la casa de su madre, a mi amiga no le falta una rosa del jardín cada día en un florero sobre su escritorio, y esa rosa le dice muchas cosas; entre ellas, que al final, muy cerca del final, todo le ha salido bien.

¿Y por qué esta larga historia? ¿Y qué tiene que ver esta larga historia  con la política? Todo. Después de siglos de violación de los derechos de la mujer, de explotación de las mujeres en beneficio de los machos de la especie, el mundo ha tenido que despertar con los gritos de las mujeres que ya no están dispuestas a aceptar la falsa inferioridad, la sumisión, la explotación. Hace relativamente pocos años, la mujer empezó a luchar por la igualdad de los machos y las hembras de la especie y su lucha ha obligado a los legisladores a reconocer esa igualdad. Y seguimos luchando, machos y hembras de la especie seguimos luchando por la igualdad  y no pararemos hasta  conseguirla. Pero los niños, ¿quién lucha por los niños?

Los derechos de los niños están reconocidos en  documentos y organizaciones internacionales y se procura alimentar y vestir a los más vulnerables y abrir escuelas para su educación. Pero, ¿quién trabaja por aliviar las tragedias de su realidad cotidiana? Contaba James Rhodes como una maestra vio que le sangraban las piernas y él le dijo que le acaban de violar y la maestra no hizo nada, nada. ¿Cuántos miles, millones de niños son sometidos a burlas e insultos y golpes  cada día por parte de compañeros educados como bestias? Y nadie hace nada, nada. Si un día ese niño no puede seguir soportando el acoso y se suicida, los adultos cercanos, para no dejar que el suceso penetre en sus conciencias, le diagnostican a ese niño un trastorno mental. ¿Cuántos miles, millones de niños sufren maltrato psicológico o físico o ambos en la privacidad de sus propias familias y nadie hace nada, nada? ¿Cuántos niños se ven obligados por los jueces a convivir con un padre que maltrataba a su madre o que llegó, incluso, a asesinarla? Podría decir un cínico, un ignorante o un imbécil que esas cosas solo pasan en colegios o en casas de pobres. Falso. Ocurren en todos los estratos sociales porque en todos los estratos sociales hay individuos con apariencia humana que emocional y moralmente no llegan al grado de lo que cabe calificar  de humano.

Si alguien se pregunta por qué no se está luchando por los derechos y el bienestar de los niños con el mismo ahínco con el que se lucha por los de las mujeres, la única respuesta posible es que los niños son tan inútiles como los viejos y que son pocos, muy pocos los que consideran rentable luchar por ellos. Porque en este mundo, tal como nos lo hemos montado, no es la cualidad de ser humano lo que otorga derechos humanos; es la utilidad. Muy pronto en la vida el niño aprende lo que se convertirá en una verdad social durante el resto de su existencia: Dime para qué me sirves y te diré lo que vales para mí.       

Pa’l carajo, tra, trá

De la que me he librado. Si mi madrileña madre no hubiera decidido quedarse en América cuando se divorció de mi padre y no hubieran decidido los dos educarme en internados, probablemente yo hubiera acabado viviendo en Madrid. Si con setenta y un años y cuatro enfermedades crónicas me hubiera pescado el virus, por órdenes superiores no me habrían aceptado en ningún hospital, y de aceptarme, tal vez me habría sorprendido la muerte en algún pasillo porque las ucis estaban reservadas para gente joven, aún productiva, con mayor probabilidad de sobrevivir a la COVID 19. Estoy viva, aunque no sana; estoy viva porque el destino no quiso que se dieran esas condiciones y no se dieron por razones misteriosas que la razón no alcanza a explicar. Lo que sí tiene explicación racional es por qué los viejos que enfermaron en Madrid no tuvieron derecho a que se hiciera todo lo posible por salvarles.     

Isabel Díaz Ayuso y su gobierno decidieron que no se llevaran viejos enfermos de las residencias a los hospitales. Con esa medida, mataban dos pájaros de un tiro. Por un lado,  han librado a la Comunidad de Madrid de miles de viejos que por necesidades sanitarias, dependencia y pensiones constituían un gasto innecesario para las arcas  públicas. Por otro, nos han obligado a todos los españoles a enfrentarnos a la realidad sin poder adornarla ya con eufemismos.

En Madrid, el virus ha convertido expresiones como “tercera edad” o  “personas mayores” en  eufemismos falaces. Los que pasamos de sesenta y cinco años no somos mayores, somos viejos, somos trastos viejos que en una casa estorban y que, cuando necesitan cuidados especiales, se convierten en un incordio; viejos que ya han vivido lo que tenían que vivir y que, hacer lo posible para prolongarles la vida es una pérdida inútil de tiempo, de recursos, de bienestar; pérdida  que no debería exigirse a los más jóvenes que aún están produciendo para bien de todos. Ante esta realidad, materialmente indiscutible, es probable que algunos viejos se hayan dado cuenta de que lo mejor que pueden hacer, en conciencia, es dejarse morir. Cierto que esto suena fatal, pero la experiencia de los madrileños sometidos al azote de una epidemia ha demostrado a todos la honestidad valiente de un gobierno que, en lugar de mentir a sus ciudadanos con un buenismo falso, les ha dicho la dura verdad sin ambages. Que nadie se sienta culpable por negar asistencia a los viejos enfermos. La vida es así.  

Nunca antes gobierno alguno había dado un paso tan decisivo hacia la modernidad, hacia la transformación del mundo en el mundo feliz que los más inteligentes se afanan por conseguir mediante la tecnología. Un mundo en el que cada cual acepte alegremente que la misión del homo sapiens es producir y que el objeto de la justicia es recompensar al que más produce con la dosis de descanso y diversión que necesita para seguir produciendo. Un mundo de paz y amor en el que todos comprendan sin acritud, sin resentimiento, que es justo otorgar la mayor recompensa a los dueños de los medios de producción que, con su esfuerzo, nos mantienen a todos. Es obvio que en ese mundo amueblado con el diáfano minimalismo de las cosas como son, quitando de en medio inútiles elucubraciones sobre cómo deberían ser, los viejos que han completado el trayecto de su productividad comprenderían sin acritud, sin resentimiento que se les aparte de la población que aún produce y se les deje morir en paz en lugares habilitados para que se vayan acostumbrado a la idea de la muerte.

Ese Gobierno de jóvenes aguerridos que luchan por defender el mundo como es no comprende que se critiquen sus esfuerzos y que se cuestione la legalidad de sus medidas. El valor de un ser humano, tenga la edad que tenga, es cosa de la filosofía que en nada contribuye al verdadero progreso. Las leyes sirven para mantener el orden público e imponer la autoridad de las autoridades. Las que no sirvan para eso, no sirven para nada. Siendo todo tan sencillo, Ayuso y su Gobierno se preguntan por qué la gente se complica tanto la vida haciendo caso a los anticuados progres.

Diríase que se trata de un simple problema de abismo generacional. Porque Madrid y otros lugares con un problema análogo, hoy están llenos de viejos que se preguntan si valió la pena parir y criar a una generación dispuesta a renunciar a valores humanos como la libertad y los derechos, para convertirse en robots dirigidos por el mando a distancia de los dueños de la producción y de los gobiernos a ellos subordinados; lleno de viejos que se preguntan si valió la pena privarse de todo para pagar la educación de unas mentes dispuestas a entregar a los dueños de la producción y a sus gobiernos la facultad de pensar por ellos; llenos de viejos que se preguntan si valió la pena sacrificar el poco tiempo hábil que les quedaba para mantener con sus pensiones a unos hijos que no sabían qué hacer con sus vida cuando la economía se fue al garete y unos nietos destinados a no saber qué hacer con sus vidas cada vez que las recesiones de la economía les priven de la capacidad de producir; lleno de viejos que se preguntan por qué dice la ley que es un delito negar auxilio a  una persona y no hay ninguna autoridad que denuncie y persiga la denegación de auxilio a un viejo. ¿Porque no son personas?

El viejo que sigue trabajando en aquello en lo que aún puede trabajar, por vocación, por sentido de la responsabilidad, porque le da la gana; el viejo que sigue estudiando porque se lo pide su mente y la convicción de que un ser humano puede seguir evolucionando hasta el final de su vida en la tierra; el viejo que disfruta practicando o aprendiendo nuevas habilidades o juegos o la charla con nuevos amigos o los ratos sentados al sol o viendo caer la lluvia  porque ha descubierto que la vejez recompensa sus años de trabajo con  tiempo y ganas de disfrutar; esos viejos puede que sientan revivir sus glándulas con  indignación o con un asco infinito y puede que, para desahogarse, le hagan la gran peineta a Ayuso y a su Gobierno y a todos esos jóvenes modernos que han renunciado a su humanidad o que nunca la han tenido. Si a esos viejos les ha llegado por los medios una de las canciones que se han hecho virales, dicen, y amenaza convertirse en canción del verano, tal vez piensen en Ayuso y su Gobierno y en lo que todos esos y quienes les sostienen representan, en Madrid y en todos los madrides actuales de España y del extranjero, y junto a la peineta les salga del alma un estribillo: “Pa’l carajo, tra, trá”.

Hoy, cumpleaños de Federico García Lorca, recomiendo a mis compañeros de quinta y de servicios de la Sección Femenina, que procuren olvidar un ratito el virus y la infrahumanidad de los infrahumanos leyendo los poemas de un poeta -sin más adornos-, un poeta al que no le dejaron llegar a viejo porque no se conformaba con el mundo como era y luchaba con su pluma por hacerlo cada vez más bueno, más justo, más humano. Un mundo donde cupiera el pensamiento, la poesía, el amor.

Una excepción por Marlaska

A ver si se enteran la derecha y los poderes fácticos de que somos muchos en este país los que no nos hemos tragado lo de que Marlaska ha mentido en sede parlamentaria. Estaba tan claro desde el pricncipio que Marlaska se estaba mordiendo la lengua para evitar más daño a ciertas instituciones, que la prensa y los comentaristas que parecen haberse tragado el bulo solo pueden calificarse de estúpidos.

Como yo tengo mi orgullo, legítimamente como se acostumbra a especificar, quiero que conste que a mi no me la dieron con queso ni las derechas que acusaron a Marlaska de mentir ni los comentaristas que han intentado convencer a la opinión pública de que Marlaska ha mentido hasta que el lápiz se les ha quedado sin punta. He tenido que contenerme para no escribir sobre el tema lo mismo que aquí dice Pérez Royo. Me contuvo mi decisión de hace tiempo de dejar a otros los comentarios sobre asuntos particulares enfocando mis artículos hacia lo general relacionándolo con experiencias personales. Sabía que el presidente y el Gobierno apoyarían a Marlaska sin fisuras porque lo que el ministro del Interior tiene entre manos es muy serio y hay que dejarle hacer con calma.

La modernización de algunas instituciones de nuestro país no se ha conseguido en cuarenta años. Marlaska se ha echado encima una tarea colosal y su éxito depende de una gran discreción.

¿No se han dado cuenta los periodistas y comentaristas que, exhibiendo una falsa imparcialidad, siguen acusando a Marlaska de mentir sin hacer un esfuerzo por profundizar en el significado de sus explicaciones? Es desmoralizador el grado de mediocridad al que ha llegado la prensa aparentemente objetiva de este país. De la prensa adscrita a las derechas, se entiende. Para eso les pagan. Lo que no se entiende es el seguidismo que les hacen poeriodistas y comentaristas que aún conservan un cierto prestigio.

Si ciertos poderes fácticos no consiguen acabar con Marlaska antes de que Marlaska consiga acabar con ellos, la actual campaña en su contra manchará la reputación y la memoria de todos los que hoy se apuntan al acoso y derribo del ministro.

Pongo aquí el enlace al artículo de Javier Pérez Royo. Explica la realidad del asunto Marlaka con toda claridad. Quien no lo entienda es que no lo quiere entender.

https://www.eldiario.es/contracorriente/mentir-morderse-lengua_6_1034206585.html

https://www.eldiario.es/contracorriente/mentir-morderse-lengua_6_1034206585.html

Ni puto caso

La película que más me ha impresionado desde que la vi en 1976 hasta el día de hoy fue y sigue siendo, y ahora más que nunca, Network; en España, Un mundo implacable. Salí del cine aterrorizada, muda. Mi marido de entonces, muy American republican él, me tranquilizó. “Es solo una película. Algo así jamás puede suceder en América”. En aquella época vivíamos en América, así que no teníamos por qué preocuparnos.

Pues bien, algo como aquello que me aterrorizó está sucediendo ahora allá, aquí, en todas partes. No me refiero al Covid 19 que, por lo visto, ya no atemoriza a casi nadie que no tenga un enfermo o un muerto en la familia o que no sea un sanitario consciente de lo que aún le queda por sufrir. Por lo que se está viendo en la calle, parece que la gente quiere olvidar el virus lo antes posible. La película iba de otra pandemia; del control que ejercen los medios, prensa escrita, radio y, sobre todo, televisión, sobre la mente y las emociones del público.    

No voy a contar la película. Wikipedia ofrece un relato muy completo de su argumento, YouTube da gratis el tráiler y las escenas más importantes, en inglés y en español, y la película se puede ver completa en varias plataformas. Me limito aquí a los cuatro trazos que nos importan. Una cadena de televisión americana decide despedir al presentador de su noticiero nocturno por falta de audiencia. El presentador se despide de sus espectadores anunciando que en alguno de los días que le quedan antes de marchar, va a suicidarse en vivo y en directo porque, explica más adelante, la vida es una mierda. Ese anuncio y esa conclusión hacen subir la audiencia a cifras inimaginables. La cadena revoca el despido. El presentador, aquejado de un serio trastorno mental, convierte el noticiero en un show actuando como un ciudadano desquiciado por la crisis económica que suelta, con absoluto desenfreno, lo que piensan las personas corrientes en sus peores momentos sobre la economía, la política, la descomposición de los individuos y de la sociedad. Siguen subiendo las audiencias. Los ejecutivos de la cadena se aprovechan del estado mental y emocional del presentador para ofrecer un espectáculo cada vez más demencial. Todos entran en una espiral  de locura que se detiene abruptamente cuando el poder económico y su subordinado, el poder político, se dan cuenta de que las verdades que predica el presentador estrella, verdades contra el capitalismo deshumanizador,  están calando en las mentes del público, y que ese despertar de las conciencias puede alterar el sistema y mermar su poder. El final es alucinante. La moraleja es demoledora. Nuestras mentes están controladas por los medios y nuestra libertad se ha reducido a un concepto engañoso. Somos tan libres como puede serlo un robot programado para elegir lo que está programado para elegir  y actuar como está programado para actuar.

Aterricemos en la realidad de hoy, aquí. El miedo a la enfermedad y a la muerte que nos trajo el virus nos empujó a seguir las apariciones del ministro de Sanidad y de los expertos en diferentes áreas que cada día nos explicaban en televisión el desarrollo de la pandemia. Pero el miedo fue cediendo con el confinamiento. El ministro de Sanidad y otros ministros y ministras y los expertos sanitarios y de asuntos diversos empezaron a resultar aburridos, cada vez más aburridos a medida que sus cifras y normas y explicaciones nos hablaban, con una sobriedad soporífera, de realidades ajenas a nuestros intereses inmediatos. Esas comparecencias diarias fueron perdiendo audiencias. Apareció el presidente del Gobierno un sábado para informar, y su inusitada aparición causó una emocioncilla que atrajo público. Pero ese sábado y en sábados sucesivos, el presidente se limitó a informar y a animar a los ciudadanos con una sobriedad que el común de los mortales asociaría a la sosera. Sus discursos y ruedas de prensa perdieron audiencia. Tomando en cuenta que la audiencia es el interés primordial de las radios y las cadenas de televisión, sus ejecutivos hubiesen despedido a los ministros, a los expertos y al mismísimo presidente del Gobierno de haber podido. Como despedirlos no podían, hicieron lo único que podían hacer, quitarles tiempo en antena y sustituir sus tediosas intervenciones por contenido más espectacular. Ese contenido lo ofrecen los líderes de las llamadas derechas.    

Los jefes de comunicación, o sea, de propaganda, de los tres partidos de derechas entendían perfectamente el asunto de las audiencias; lo habían entendido antes, aún, que los ejecutivos de las cadenas. Cuando allá por febrero de 2019, sus asesores le dan a Casado una lista con diecinueve insultos a Pedro Sánchez para que los recite públicamente uno detrás de otro, la diatriba no surge del ataque de furia de un asesor borracho; el tema se había estudiado y calculado con ponderación. Casado consigue lanzar sus injurias con una eficacia indiscutible y el resultado es un éxito rotundo. Los diecinueve insultos ofrecen tema espectacular a los medios. El vídeo de Casado insultando a Sánchez se  reproduce ad nauseam en televisión y el corte, en radio, mereciendo comentarios de comentaristas durante más de diecinueve días y quinientas noches. Mientras tanto, Pedro Sánchez aparece y desaparece en un suspiro diciendo algo de política a lo que nadie presta atención. Cunde la euforia en los despachos de los populares. Esa sola idea genial les ha trazado el mapa completo de su futura trayectoria. ¿Política? Qué va. El público no quiere política, quiere leña al mono y leña le van a dar aunque tengan que recurrir al Diccionario secreto de Camilo José Cela.  

Mientras tanto, los Abascales y los Riveras asisten al fenómeno con estupor, pero el estupor les dura poco. A ver, si Casado se lleva el gato al agua desgranando insultos y nada más, la cosa está clara.  ¿Para qué perder tiempo elaborando programas políticos y calculando gastos y beneficios y buscando citas citables para dar al discurso un barniz de cultura? Cuando lleguen al poder, ya podrán contratar asesores que les hagan el trabajo pesado. En campaña hay que dar a la gente lo que quiere y nada más. ¿Cuáles son los programas de televisión de mayor audiencia? Aquellos en los que quienes aparecen en pantalla se ponen a parir a gritos o ponen verde a la pareja o a la ex pareja o a la familia de la pareja o de la ex pareja o a la propia familia, que todo vale en el amor y en la guerra. Claro que, en una campaña política, el amor desentona. El amor es cosa de buenistas y el buenismo aburre. Una campaña política es una batalla sin otro objetivo que ganar la guerra y todos sabemos de toda la vida que, para ganar una guerra, vale todo.

Las tres derechas no ganaron la guerra, pero al llegar el armisticio se encontraron con que la unión de las tres les daba una  victoria inesperada en varias plazas importantes. Se vinieron arriba y, como el presentador demente de la película, se concentraron en inflamar sus discursos, pero con insultos, ultrajes, acusaciones falsas contra el presidente del Gobierno para enardecer a propios y extraños. La campaña electoral había terminado, pero esos discursos tan espectaculares podían llevarse al Congreso donde tendrían, sin duda, un efecto aún más espectacular y servirían, encima, para matar dos pájaros de un tiro: por un lado, desgastar al presidente y al Gobierno; por otro, desprestigiar al Congreso. Entonces, ¿su intención es destruir la democracia? No necesariamente. Ante la devastación de todo lo políticamente sagrado, lo más seguro es que la mayoría de los ciudadanos racionales caigan en el escepticismo y la apatía; lo que significa que la ganadora de la próxima guerra será la abstención. Puesto que los fanáticos de derechas y aquellos que han sucumbido  a la sugestión de sus espectáculos no se van a abstener, ¡fanfarrea!, ganan las derechas.      

¿Y qué pasa, mientras tanto, en los despachos de los ejecutivos de los medios y en las reuniones de los presentadores con sus equipos? Pasa que están como si les hubiera tocado la lotería. En esta época aciaga en que el tiempo de los informativos se llena con números de contagiados y fallecidos y desgracias varias relacionadas con la pandemia, y el tiempo de los magacines con tertulianos tendría que llenarse con lo mismo restando audiencias, las barbaridades que sueltan los líderes de las derechas les están suministrando el espectáculo que necesitan para distraer y conservar espectadores y oyentes. Además, se puede pinchar a los miembros del Gobierno central y de los gobiernos autonómicos y municipales pidiéndoles que comenten esas barbaridades a ver si saltan y sueltan otra barbaridad. Y una vez  cubierto el show con barbaridades, puede quedar muy bien concluir con una jeremiada quejándose del estado lamentable de la política del país.

Esto está pasando en España y en varios países europeos. Y no, no era aquella película solo una película, como decía aquel. Esto está pasando en América donde una mayoría enardecida por los medios llevó a la presidencia del país a un demente que está destruyendo poco a poco todo lo que se le pasa por el magín.

¿Estamos entonces indefensos en manos de los medios de comunicación de masas, como gusta llamarles? Hoy por hoy, no. Tenemos a mano un modo de defender nuestra libertad. Tenemos las redes sociales para desmontar mentiras, bulos, para dar nuestra opinión, para demostrar que, por poco que reflexionemos para escribir un comentario, nuestra mente aún puede defenderse de la manipulación y ayudar a que la mente de quienes nos sigan se defienda. Hoy está en nuestras manos crear opinión e impedir que nuestra opinión la manipulen mentes extrañas con intereses espurios. Hoy el cuarto poder puede estar en nuestra propia razón si nos ponemos a utilizarla. ¿Y qué hacemos con los shows de la derecha? Lo mismo que Pedro Sánchez, diría yo: ni puto caso.          

La gusanera de la libertad

España apesta.  Ayer se extendió por varias de sus ciudades el olor pútrido de miles de cadáveres cubiertos por miles de moscas, moscas de la muerte que depositan sus huevos de los que salen miles de gusanos.

Hace muchos años, un filósofo anunció la muerte de Dios, la muerte de un orden universal, de un orden moral; el rechazo a valores absolutos.   Es cierto. El dios que los legisladores crearon a imagen y semejanza suya para poner en su boca leyes que controlaran a los pueblos, ha muerto. Ese dios era la verdad, la verdad de los legisladores. Y tanto han jugado los legisladores con la verdad durante siglos, que han acabado matándola.

¿Qué es la verdad? Dice la definición elemental que la verdad es la coincidencia entre una afirmación y los hechos.  Por ejemplo, una caravana de coches llenos de gente pidiendo libertad impidió ayer el paso de una ambulancia que llevaba a un enfermo grave que, a causa del retraso, llegó al hospital en estado de coma. Esto es un hecho. Los de los coches pedían una libertad que sí tenían para pedirla. La no intervención de la policía les dio, además, la libertad de impedir que otra persona tuviera la libertad de llegar a tiempo a un hospital. Los de los coches pedían libertad proclamando que carecían de ella. Según la definición de verdad, la falta de libertad que proclamaban no coincidía con los hechos, luego no era verdad. El hecho de que impidieran el paso de la ambulancia, que con luces y sonido indicaba urgencia, sí coincide con el juicio de que quienes bloqueaban la ambulancia pedían libertad solo para ellos mismos negando la libertad a los demás.

Ese ejemplo aislado coincide con otro que afectó a millones de españoles. Durante los años que gobernó, Francisco Franco obligaba a proclamar que España era libre. Ni del concepto abstracto de España ni del concreto de los españoles podía predicarse que fueran libres según la definición de la verdad. Porque una definición elemental de la libertad, en una de sus acepciones dice: Estado o condición de la persona que es libre, que no está en la cárcel ni sometida a la voluntad de otro, ni está constreñida por una obligación, deber, disciplina, etc. Durante el gobierno de Francisco Franco, los españoles tenían la obligación y el deber de ser adeptos a su régimen bajo amenaza de muerte o de cárcel. España, los españoles, eran libres solo de entregar su libertad al régimen de Francisco Franco. Esto es un hecho que los que ayer se manifestaban en los coches niegan. Al negarlo, faltan a la verdad.

Pero ya quedamos en que la verdad ha muerto. Hace años que vivimos en la era de la post verdad, nos dicen. ¿Y eso que es? Es que parece que la mayoría ya no cree en los hechos, y como ya no cree en los hechos, le da igual lo que vea o lo que le digan; cree en lo que quiere creer. ¿Y qué quiere creer la mayoría? Lo que apele a sus sentimientos y a sus emociones. Otro sencillo ejemplo. La presidenta de la comunidad de Madrid, que con sus actos y sus palabras demuestra cada día un desconocimiento o un desprecio absoluto de los hechos que conciernen a su trabajo, ofrece una fiesta de clausura de un hospital de campaña a la que asisten alegremente médicos y enfermeras que sí sabían que en esa fiesta violaban las normas de confinamiento, por lo que podían infectarse e infectar a otras personas con el Covid 19. O sea, que esos médicos y enfermeras no tuvieron en cuenta para nada lo que les dictaba la razón y siguieron impulsos irracionales para complacer a la presidenta de su comunidad, aun poniendo en riesgo su salud y sus vidas y la salud y las vidas de otras personas. O sea, de irracionales.  Ese ejemplo de irracionalidad aterra cuando uno cae en la cuenta de que los irracionales votan.      

Las consecuencias biológicas que tiene la muerte del cuerpo pueden aplicarse metafóricamente a la muerte de conceptos como dios, la verdad, la libertad. Así como las moscas acuden al olor de un cadáver y depositan sus larvas y sus larvas se convierten en gusanos que van devorando la carne muerta, las mayorías, obnubiladas por las secreciones de sus glándulas, acuden al cadáver de un dios muerto, al cadáver de la verdad, mientras Dios, el Creador con mayúsculas, el Dios de la verdad, contempla a esas criaturas pulular como gusanos tragando los conceptos putrefactos con que los populistas las atraen. Los populistas predican mentiras que la razón ya no es capaz de desmentir. Los populistas prometen lo que la razón ya no puede distinguir como incumplible.  Porque la razón también agoniza. Porque la mayoría también va a pasos agigantados hacia la post razón. Las emociones que provocan lo que aparece en las pantallas de móviles, televisores y tabletas hacen que las glándulas segreguen sustancias placenteras y esas sustancias provocan adicción.  La propaganda, dirigida a excitar las glándulas, ha conseguido ahogar la razón de la mayoría con esas sustancias. La mayoría ya no razona los hechos. La mayoría se emociona, siente, y esas sensaciones la arrastran a seguir a populistas trastornados que excitan; a huir de líderes que aburren diciendo las cosas como son  y cómo pueden solucionarse los problemas. Esa mayoría con la razón atrofiada,  vota, cuando le toca votar, con lo único que tiene sano; con las glándulas.

Así han conseguido los populistas el gobierno en varios países de Europa y de América. Así consiguieron los populistas gobernar en Andalucía, en Murcia, en Castilla y León, en Madrid. Así esperan los populistas llegar a gobernar a España; con una propaganda que excite y una prensa dócil que se encargue de divulgarla para arrastrar a la mayoría.

Se trata de una mayoría dividida entre tres partidos populistas; una mayoría tan irracional que ya ni siquiera se plantea que votar por uno es igual que votar por los tres porque los tres se pondrán siempre de acuerdo para gobernar por hacerse con dinero y poder. Pero es que a esa mayoría no le importa el hecho de que, una vez poderosos, los populistas maten también a la libertad, a la libertad de todos que no sea la de ellos y la de los suyos, como en los ejemplos de Franco, de la ambulancia, de la fiesta de la presidenta. Sobre el cadáver de la libertad, la gusanera podrá seguir refocilándose  en sus emociones y proclamándose libre con el mismo entusiasmo con que se proclamaban libres arrastrando las cadenas de Franco, de la Iglesia, del ejército y de la policía franquistas.

¿Podemos, los racionales, albergar racionalmente la esperanza de que aparezca una mayoría racional que entienda el peligro de la abstención y de un fraccionamiento irracional del voto? La razón no está reñida ni con la esperanza ni con el optimismo, máxime cuando la socialdemocracia, garante de valores que aún no han muerto, ha ganado las últimas cinco elecciones, aunque en minoría.        

Los errores de Pedro Sánchez

Estoy de “los errores de Pedro Sánchez” hasta más allá de la coronilla. Mañana, tarde y noche no hay presentador ni analista ni tertuliano que no empiece una crítica a la oposición sin meter por delante o en el medio o al final “los errores de Pedro Sánchez”. Que ha cometido muchos, agregan, como si fuera una norma de libro blanco mencionar “los muchos errores de Pedro Sánchez” antes o después de mencionar el error de cualquier otro político. Que conste que “Pedro Sánchez ha cometido muchos errores” no vaya a ser que acusen al periodista o catedrático o experto en cualquier cosa de ser parcial al gobierno, de no ser equidistante, de ser socialista, ¡qué horror!

Si pudiera meterme en la entrevista o en la tertulia sin pasar por filtros interrumpiría a quien mencionara “los errores de Pedro Sánchez”  para pedirle que me enumerara y concretara “los errores de Pedro Sánchez” de una puñetera vez. Seguramente, mi petición no le dejaría mudo. Empezaría sin duda por el error en la comunicación. Y yo, que también sé ponerme pesada, insistiría: “¿Me lo explica?” Algo le saldría a ese quien fuera para no darse por vencido. Por ejemplo, Sánchez dice vaguedades, no precisa, no contesta  cuando le preguntan los periodistas. Y yo, que no dejo de escuchar atentamente los discursos y las respuestas de Sánchez en las conferencias de prensa, argüiría que yo entiendo perfectamente todo lo que dice, que lo que no entiendo es qué no se entiende de lo que dice Sánchez. Vamos a ver, ¿me puede dar algún ejemplo de vaguedades, de imprecisiones, de falta de respuestas? Y claro, me las daría, enrevesando. La lengua española da para mucho como nos demostró Mariano Rajoy semántica y sintácticamente. Al final resulta que no entiendo a quien no entiende a Pedro Sánchez porque explica los errores de Pedro Sánchez con vaguedades, imprecisiones y respondiendo con algo distinto a  las preguntas que se le han preguntado. Y me pregunto yo, ¿por qué ese empeño en meter por todas partes “los errores de Pedro Sánchez”, que comete errores y son muchos errores?

La mente se me va por todos los cerros y en todos veo preguntas que parecen brotar como horrendas plantas carnívoras dispuestas a devorar a cualquiera que acerque.

Se desata una epidemia que empieza a matar personas a miles. El presidente del gobierno se encierra con epidemiólogos y expertos en diferentes áreas y con sus ministros para dar forma legal a las soluciones que epidemiólogos y expertos le han aconsejado. La prensa empieza a clamar que el presidente está encerrado, que no aparece, que no da la cara. ¿Qué quieren? ¿Un presidente que aproveche las circunstancias para convertirse en estrella mediática al estilo del líder de la oposición? Poco tardarían en quejarse de que el presidente no trabaja porque está siempre en la radio, en la tele o en sesiones de fotos.  El presidente no informa, dicen. Está trabajando, coño. Para informar ya tiene al doctor Fernando Simón y al Ministro de Sanidad, Salvador Illa, y a quien tenga información que ofrecer en su campo de responsabilidad. Sí, pero resulta que el doctor no tiene voz de comunicador y Salvador Illa es filósofo y la Ministra portavoz habla con acento andaluz y salen unos hombres con uniforme. ¿Me quiere alguien decir qué tienen esos detalles que ver con una epidemia que amenaza con destruir a miles de personas, que está destrozando a miles de familias, que va a meter en un hoyo la economía del país junto a los millones que dependen de la economía del país? Es que no se puede estar hablando todo el día de todos los días en soso de las tragedias que nos acoran; hay que echar un poco de sal y pimienta, dirían. Y digo yo, por ejemplo, Pedro Sánchez está dando una conferncia de prensa una vez en semana para informar. A lo que casi todos los comentaristas replican: Sí, pero no dice nada.

Nos estamos luciendo con el aliño. Sobre todo, picante que no falte. Europa entera y parte de América nos contemplan con una cierta diversión y, sobre todo, con estupor. Trump no para de decir y recomendar disparates, pero es el presidente de los Estados Unidos y se le respeta aunque toda persona sensata se dé cuenta de que está loco de remate. Bolsonaro, otro por el estilo, está llenando el país de muertos, pero es el presidente de Brasil y se le respeta y se monta una manifestación multitudinaria para apoyarle. Los españoles, sin embargo, ya están otra vez a palo limpio. El presidente Sánchez comete muchos errores y no se pone de acuerdo con el líder de la oposición.

La oposición de las derechas, agotadas ya contra el gobierno todas las salvajadas  que se le pueden ocurrir a una mente salvaje, recurre a repetir salvajadas para que la diversión no decaiga. Al principio, los periodistas, presentadores, tertulianos repetían con entusiasmo esas salvajadas hasta que, conscientes de que un chiste que se cuenta varias veces no hace gracia, dejaron de repetirlas. Entonces,  a uno de los salvajes se le ocurrió acompañarlas con el ruido de cacerolas. Escándalo los dos o tres primeros días. Los españoles iban a atronar todas las calles de España pidiendo con caceroladas la dimisión del gobierno. Pero la sugerencia no coló. Para tumbar a este gobierno habría que sacar los tanques a la calle, pero resulta que el ejército ya no es como el de aquellos tiempos, ¡qué tiempos aquellos! El ejército ha madurado y, salvo honrosas excepciones, se ha vuelto democrático. ¿Qué hacer? Considerando que cuatro años son muchos años y que las ideas se agotan, ya solo les queda hacer una manifestación con los líderes en cueros para demostrar a los más brutos que los de derechas la tienen más grande. El Photoshop hace maravillas y los expertos en marketing saben cómo preparar pienso para atraer al rebaño.

Nos toman por animales. No solo la salvaje oposición de las derechas; casi todos los periodistas, comentaristas y tertulianos también. Ni anoche ni esta mañana he oído ni leído referencia alguna al discurso impecable de hombre de estado que el presidente de todos los españoles ofreció ayer en el Congreso. Sin poder acusar a Pedro Sánchez de soberbia, como de costumbre; sin poder acusarle de ocultar datos, como de costumbre; sin poder acusarle de insultar y crispar, simplemente ignoraron su discurso entero desviando la atención de oyentes y espectadores a lo difícil que le resulta a Pedro Sánchez llegar a acuerdos con los demás partidos, razón por la cual iba a resultarle muy difícil gobernar. La media noche les trajo un milagro  inspirado en el cuento de Cenicienta, pero al revés. A esa hora intempestiva, la calabaza de la sesión del Congreso se convierte en suntuosa carroza regalando titulares a los periódicos y tema para hoy a presentadores y tertulianos. “El PSOE, Unidas Podemos y Bildu firman la derogación íntegra de la Reforma Laboral”. ¡Gloria a Dios! Ahora sí que apareció un error de Pedro Sánchez. Uno de los errores de Pedro Sánchez, de los que se llaman garrafales, fue decir, hasta en el Congreso, que solo derogaría los aspectos lesivos de la reforma. Lo cual confirma otro error. Pedro Sánchez da bandazos, comete un error y rectifica.  O sea que encima de una oposición salvaje y otra que solo está por sus asuntos como si el resto de los españoles le importáramos menos que un comino, resulta que tenemos una prensa que no sabe que rectificar es una virtud. Para quien no se haya enterado, el pleno de ayer era para prolongar el estado de alarma con el objeto de evitar más contagios y salvar más vidas. Qué aburrido, ¿no?

Pues bien, en nombre de la mayoría de los españoles, digo urbi et orbi que nos importa un carajo que la reforma se derogue íntegra o solo los cachos que nos afectan lesivamente. Miren ustedes, a la mayoría de los españoles nos importan nuestros padres, nuestros hijos, nuestros nietos. Y porque nos importan todos ellos, nos importan nuestras neveras, nuestras hipotecas, nuestros alquileres. Y por eso, de la reforma laboral nos importa lo que afecte a nuestros empleos y sueldos y condiciones de trabajo y de despidos, y paren de contar.

No queremos monsergas. No queremos que nos amarguen más la vida quitándonos la esperanza. No queremos que nos asusten más de lo que nos asusta el puto virus, intentando convencernos mañana, tarde y noche de que nuestros destinos están en manos de un hombre, de un gobierno que solo comete errores y muchos errores.  ¿Se enteran? Pues a ver si se enteran de una vez porque uno de los errores que oposición y prensa cometen en este país es dejarnos en ridículo ante todos los países civilizados del mundo por creer que una pandemia se combate zurrándonos los unos a los otros. Eso sí que es un error que afecta nuestra dignidad y nuestro prestigio. Y ese error sí que no se puede contar entre los muchos, imprecisos “errores” de Pedro Sánchez. Hemos dicho.  

Pandemia de locura

El trastorno de la facultad racional empezó hacia 2008, se fue extendiendo, y en corto tiempo afectó a millones en el mundo entero. Los países más afectados fueron los más desarrollados. Había en esos países una potente clase media de pequeños empresarios y trabajadores con sueldo medio que, gracias a las tarjetas de crédito y a los préstamos, vivían como ricos, metiéndose en hipotecas, respondiendo a los reclamos de la moda, cambiando de coche cada dos años, llenando aeropuertos y hoteles de países exóticos. De repente quebró el mundo financiero y todos esos se dieron cuenta de que, en vez de medio ricos, eran medio pobres. Y su mundo empezó a derrumbarse. Cerraban las empresas que pagaban sus sueldos medios, dejándoles, de la noche a la mañana, con subsidios de desempleo. Tuvieron que cerrar las pequeñas empresas que les hacían sentirse empresarios aunque su fortuna no fuera muy superior a la de sus trabajadores más cualificados. Después de quedarse en la calle,  sin trabajo a la vista y con la nevera vacía, millones tuvieron que pasar de los restaurantes a los comedores de caridad.

A consecuencia de la hecatombe, se desató una pandemia de trastornos mentales. Fueron muchos los que necesitaron y recurrieron a atención psicológica o psiquiátrica en los países donde la salud mental formaba parte de la sanidad pública. En los que no, cada cual luchaba como podía contra la depresión y los ataques de ansiedad. Para los medio pobres y los que ya se habían degradado a pobres de solemnidad, uno de los modos de procurar alivio a sus trastornos fue seguir los discursos taumatúrgicos de los populistas que empezaron a proliferar ofreciendo soluciones milagrosas.

Por aspirar a milagros o por nostalgia a lo que una vez se habían creído que eran, millones de nuevos pobres se adhirieron al neoliberalismo. ¿Qué era eso? Los populistas de derechas lo explicaban con toda claridad. Fuera impuestos. Que donde el dinero estaba mejor era en los bolsillos de la gente y que si estaban bien las empresas, volverían a dar trabajo y pagarían mejores sueldos y todo volvería a ser como cuando todos eran medio ricos.

Una multitud de trabajadores y desempleados abandonó los partidos políticos que hasta entonces habían defendido sus derechos para seguir a los partidos que defendían a financieros y empresarios porque eran ellos los que tenían el dinero y los que lo sabían administrar y los que iban a dar empleo con salarios justos porque sabían que el empleado bien pagado trabaja mejor. Además, los sueldos iban a rendir el doble porque ya no tendrían que pagar impuestos. ¿Y la educación y la sanidad públicas? Estarían mucho mejor en manos privadas porque con lo del libre mercado, escuelas, universidades y hospitales se esmerarían más por conseguir y conservar clientes. ¿Y los que no pudieran pagárselos? Para eso estaban la Iglesia y las ONG, y para que los que iban a recuperar su categoría de medio ricos pudieran tranquilizar sus conciencias donando un poquito aquí y un poquito allá. ¿Y las pensiones? Los viejos viven demasiado y no tiene sentido aumentar la pensión a quien no puede disfrutarla financiándole una vejez inútil a costa del trabajo de los jóvenes. Una de las ventajas de afiliarse a uno de esos partidos neoliberales era que sus líderes no tenían el mal gusto de hablar de la pobreza y de los pobres y de los viejos. Con esos partidos, la pobreza y los pobres y los viejos desaparecían para no amargar la vida ni de los ricos ni de los medio ricos ni de los medio pobres. ¿Puede alguien rebatir argumentos tan rotundamente lógicos? Podían rebatirse con otros argumentos que muy pocos querían escuchar porque su facultad racional ya padecía efectos postraumáticos.

Igual que ocurrió con la pandemia del Covid 19, al principio nadie advirtió la gravedad de esos efectos. En los países de la Europa oriental, la mayoría empezó a votar por populistas de derechas. Algunos analistas lo achacaron a una  reacción contra los años de dominación soviética; otros, al miedo que quedaba como secuela de la gran depresión. Fuera por lo que fuese, Hungría, Polonia y otros estaban demasiado lejos para importar a los ciudadanos de las democracias occidentales. Hasta que en los Estados Unidos de América la mayoría de los estados electoralmente más importantes eligió presidente a un individuo  que nadie en su sano juicio podía considerar equilibrado. Los pensamientos, palabras y obras de Donald Trump han puesto en ridículo a la primera potencia  y varias veces en peligro la paz mundial. ¿Es que podía esperarse otra cosa de un personaje que durante toda su campaña había exhibido serios trastornos mentales, tan evidentes que solo podían ignorarlos otros perturbados como él?  Fue entonces cuando los especialistas se plantearon la posibilidad de que en los Estados Unidos se hubiese declarado una epidemia de locura cuya señal más alarmante no era Donald Trump, sino los millones que habían votado a Donald Trump.             

Y la locura se convirtió en pandemia. Millones de pobres le dieron el poder a Bolsonaro en Brasil, a la coalición demencial de Salvini en Italia, a un clon de Trump en el Reino Unido, poniendo sus destinos en manos de chiflados. España no se libró. Tras haber dado sobradas muestras de incompetencia, Mariano Rajoy fue reelegido presidente del gobierno en 2015. La desfachatez con que mentía coleccionando para la posteridad una enorme hemeroteca de mentiras desmentidas por la realidad; el desmantelamiento paulatino de la educación y la sanidad públicas; su laissez faire a las empresas causando un retroceso de décadas en los sueldos y una desigualdad social de la época pre-democrática, mientras su partido ocupaba a los tribunales con cientos de casos de corrupción, no evitó que millones de medio pobres  enloquecidos volvieran a dar la mayoría a Rajoy. Y tal vez aún seguiría Rajoy en el poder si la Audiencia Nacional no hubiera condenado al PP por lucrarse de la trama Gürtel y acreditado la existencia de una caja B en el partido y dudado, en la sentencia, de la credibilidad de Rajoy, forzando a la oposición a presentar una moción de censura. A pesar de todos los pesares pasados, presentes y futuros más de cinco millones de personas volvieron a votar al PP en las elecciones de 2019, casi tres millones menos que en las anteriores, pero de todos modos, cinco contundentes millones.   

Como en el descenso del número de contagiados y el ascenso del número de altas en la epidemia del Covid 19, la pérdida de votos del PP parecía indicar que la epidemia de locura, tras haber llegado a un pico, empezaba a descender, pero hoy por hoy no se puede afirmar tal cosa. Vox, con el más populista de los programas y unos discursos que compiten con los disparates de los líderes de los partidos más extremadamente irracionales y antidemocráticos del mundo, obtuvo millones de votos que le permitieron ser decisivo en la formación de varios gobiernos autonómicos incluyendo el de la capital de España. Esos millones de votos llevaron a cincuenta y siete diputados de ese partido al Congreso, convirtiendo las sesiones en espectáculos deplorables. En cualquiera de esas sesiones, los discursos de los populistas neoliberales denigran a la institución sustituyendo el debate por insultos, por una flagrante falta de respeto al gobierno, a su presidente y por ende, a la democracia. En eso consiste la estrategia de Vox y en eso consiste la estrategia del PP de Pablo Casado. Los millones de votos que consiguen los dos partidos plantean dos preguntas muy serias: o hay millones de cobardes en España que prefieren una dictadura que les ofrezca seguridad aunque tengan que renunciar a la libertad y a todos sus derechos o hay millones de españoles que han perdido el juicio. Los espectáculos de Casado con sus sesiones fotográficas y sus discursos tipo Vox en el Parlamento; los espectáculos y los disparates de Díaz Ayuso; el espectáculo de película de terror que ofrece Álvarez de Toledo en el Congreso como portavoz del PP demuestran el trastorno de esos líderes y el trastorno demuestra que no pueden estar equilibrados quienes les votan.

Hoy que no podemos perderle el miedo al Covid19 porque nos jugamos la vida, surge con mayor ferocidad el monstruo de la pandemia de locura. Tampoco se le puede perder el miedo a los millones de votantes que podrían destruir el país poniendo el gobierno en manos de perturbados. Quienes aún conservan intacta su facultad racional tienen que seguir luchando contra esa pandemia. ¿Cómo? Protegiéndose con el ejercicio de su facultad racional, desmintiendo bulos, desenmascarando a periodistas que propagan mentiras y a los que desprestigian la Política y la democracia con el truco de la equidistancia queriendo hacer creer que todos los políticos son iguales. Tenemos que luchar con la misma voluntad de supervivencia con que estamos luchando contra el virus. Tenemos un arma: las redes sociales. Y tenemos razones para no darnos por vencidos. El Ciudadanos de Albert Rivera, después de haber competido en disparates con Vox y el PP, se quedó en diez diputados. Las elecciones generales las ganó Pedro Sánchez. Una mayoría de los españoles aún no se ha contagiado de la pandemia y los contagiados aún pueden tener salvación.       

A %d blogueros les gusta esto: